Es sabido que la meditación nos trae a nuestra vida solo cosas positivas. Desde un estado pleno de consciencia, pasando por el agradecimiento constante, hasta mejorar el manejo de estrés. Pero, ¿cómo lo incorporamos a nuestras muy atareadas agendas? y más importante aún, si nos beneficia tanto, ¿cómo podemos mantenerlo en nuestro día a día? Aunque existen miles y millones de técnicas de meditación (y lo más recomendable siempre será que un maestro te guíe en el proceso) en este artículo te comparto algunas de las principales recomendaciones para introducirte y que puedas hacer un meditación sencilla.

La motivación de cada persona que desea meditar es variable. Muchos comienzan a meditar por recomendación médica para poder disminuir o eliminar cualquier síntoma relacionado con el aumento de estrés o para poder descansar y conseguir un sueño profundo. También están los que desean calmar su mente de pensamientos negativos o los que buscan una conexión con ellos mismos. Indiferentemente de las razones la meditación es una herramienta de autoconocimiento que nos da innumerables beneficios, siendo los principales:

  • Reduce y mejora del manejo de estrés
  • Elimina o disminuye la ansiedad
  • Te permite descansar obteniendo un sueño profundo y reparador
  • Ayuda a disminuir la presión arterial alta
  • Mejora las funciones de nuestro cerebro al utilizar de manera eficiente el oxígeno al respirar
  • Ayuda a mejorar las señales de envejecimiento al aumentar la producción de la hormona DHEA
  • Mejora la memoria

 

Antes de empezar a meditar debes de tomar en cuenta las siguientes preparaciones:

  1. Es importante que busques un lugar, que no sea tu cama, en donde puedas permanecer sentado de manera cómoda durante 15 – 20 minutos. Si no puedes mantenerte sentada sin respaldar durante esta cantidad de tiempo, entonces busca que el lugar (piso, tapete, alfombra o bloque) esté junto a una pared donde te puedas recargar.
  2. Aparta un lugar en tu agenda de por lo menos 35 minutos. Lo más recomendable es hacerlo a primera hora de la mañana, antes de que incluso revises tu celular, porque tu mente está más tranquila y calmada. Si no puedes hacerlo en la mañana, entonces busca un momento del día donde puedas dedicarte 25 min a ti sin celular, pendientes, o interrupciones.
  3. El espacio que elijas para meditar debe ser un lugar que te genera calma y paz. Puedes adecuarlo para que no tenga luz artificial y muy poca luz natural. Colocar un par de velas o una lámpara de sal del Himalaya que transmite buena energía y con su luz tenue invita a la relajación.
  4. Puedes colocar aceites aromatizantes, myst o inciensos, pero muy importante es que tu espacio de meditación no tenga algún olor que te distraiga o te haga sentir incómoda.
  5. Trata de mantener este espacio, en lo posible, libre de aparatos electrónicos como celular, computadora, televisores, incluso sus cargadores emiten campos electromagnéticos que influyen con el estado meditativo.
  6. Coloca música para meditar. Puedes bajar un playlist en Spotify o buscar en youtube. Si compartes cuarto o casa recuerda de colocar tus audífonos para que canceles el ruido externo y no despiertes o molestes a los vecinos.

Ahora que ya tienes todo preparado y adecuado para tu primera meditación, te sientas de manera cómoda, cierras tus ojos y comienza a respirar profundamente. Toma 5 respiraciones profundas en donde inhalas y exhalas de manera consciente. Trata de poner en pausa cualquier pensamiento o inquietud que puedas sentir y comienza a observar todos los pensamientos que llegan a tu mente en este momento. Sin juicios, sigue respirando profundo y observa todo lo que pasa por tu mente. Si sientes que no puedes mantener por más tiempo observando, comienza a contar tu respiraciones. Cuenta en cuantos tiempos inhalas y en cuantos tiempos exhalas. Si de igual forma siguen llegando pensamientos a tu cabeza, no pasa nada. Solo los observas y tratas de dejarlos ir. Sigue de esta manera por 10 minutos. Se que suena poco 10 minutos, pero para una persona que nunca ha meditado es como una eternidad. Poco a poco irás incrementando este tiempo hasta lograr unos 30 minutos meditando sin problema.

Guiar una meditación a través de un artículo es un super reto, pero espero que todas las recomendaciones te funcionen.

Si quisieras profundizar un poco más en tu meditación, aclarar cualquier duda que tengas antes de iniciar en esta bella práctica o simplemente buscas una meditación guiada, te invito a la meditaciones que guío durante las lunas llenas y nuevas en Shala Ashtanga Yoga. En noviembre las meditaciones serán el martes 12 y el martes 26 a las 8:00pm.

Reserva tu lugar Shala Ashtanga Yoga

 

Compartir
Share:
NATALIA FERNÁNDEZ
Written by NATALIA FERNÁNDEZ
EDITORA // SUBASE: Cuando no está dando clases y talleres de Yoga a sus alumnos, la puedes encontrar paseando a su perrita Maya por la Roma, improvisando algún nuevo platillo en su cocina o disfrutando de una buena comida en compañía de su squad.