home labase

El metabolismo es el proceso por el cual los nutrimentos que consumimos a través de la dieta se transforman en el organismo para convertirse en energía. Un metabolismo acelerado, es aquel que utiliza estos nutrimentos de manera rápida y pronto nos da energía. Cuando el cuerpo utiliza estos nutrimentos de manera rápida también busca conseguir más de manera rápida. O en otras palabras, esa amiga que come, come, come y no engorda.

La velocidad del metabolismo depende de muchísimos factores. Algunos de éstos los podemos controlar, pero muchos otros no. Por ejemplo, la genética. Ésta nos va a marcar el ritmo al cual el cuerpo va a necesitar utilizar los nutrimentos, y es diferente para cada persona. En éste artículo, quiero compartirte algunas herramientas que podrás utilizar para ayudarle a tu cuerpo a necesitar más nutrimentos en menos tiempo, alias: acelerar tu metabolismo.

 

LABASE

1. Aumentar la masa muscular

A diferencia de la grasa corporal, la masa muscular (músculo) es un órgano metabólicamente activo. Es decir, el cuerpo humano utiliza el músculo para llevar a cabo funciones día con día. Por lo tanto, éste músculo debe de recibir energía para funcionar. Aumentar la cantidad de masa muscular aumenta los requerimientos de energía y por lo tanto la necesidad de obtener nutrimentos. La mejor parte, la masa muscular no solo aumenta los requerimientos de energía mientras está activa, también cuando está en reposo. Por lo tanto, cuantos más kg de masa muscular tengas, más acelerado estará tu metabolismo. La única manera saludable de aumentar la masa muscular es a través de la actividad física y la correcta alimentación. Es decir, puedes aumentarla con entrenamiento de fuerza e intervalos, y deberás mantenerla con el consumo suficiente de proteína. Lo que me lleva a mi siguiente punto.

2. Suficiente consumo de proteína

Como lo hemos hablado en artículos anteriores, la proteína es uno de los nutrimentos más importantes para el cuerpo. Debemos de consumirla a través de la dieta, cuidando las porciones y la calidad. El desgaste muscular tras hacer un entrenamiento de fuerza es muy grande, por lo que el cuerpo necesita recuperación. La masa muscular está conformada por pequeños bloques, que se regeneran con el consumo de proteína, especialmente de los aminoácidos BCAAs: leucina, isoleucina y valina. Procura consumir alimentos altos en proteína de tres a cinco veces por día. Así, tu cuerpo tendrá proteína circulante el cien por ciento del tiempo, y podrá utilizarla para recuperar la masa muscular siempre que sea necesario.

3. Hidratación

La hidratación juega un rol importantísimo en este proceso. El agua en el cuerpo, ayuda al proceso de digestión. Además, acompañar las comidas con agua natural acelera la sensación de saciedad. Lo ideal sería consumir de 1.5 a 2 L por día. Recuerda que ésta recomendación es de agua natural, evita consumir bebidas altas en calorías cómo jugos, refrescos, alcohol, etc.

4. 10,000 pasos

Caminar es una actividad cotidiana. La utilizamos para todo, sin embargo no somos conscientes de los beneficiosa que puede ser para la salud. Caminar activa los músculos, fortalece los huesos y mejora la circulación. Además, caminar genera un gasto de energía que se verá reflejado en tu necesidad de obtener nutrimentos. Crea un nuevo reto y empieza caminar 10,000 pasos por día. Seguramente te costará trabajo al principio, pero verás que con el tiempo se vuelve cada vez más fácil, e incluso podrás ir subiendo tu meta.

5. 8 horas de sueño

Dormir, la actividad favorita de la mayoría de nosotras y además la más necesaria para mantener nuestra salud. Sí, los músculos se regeneran, las hormonas se activan y la digestión se acelera mientras duermes. Dormir 8 horas al día puede ser difícil de lograr, pero haz un esfuerzo, ya que nuestro organismo trabaja en su mayoría cuando está en reposo.

Estas cinco herramientas, no son complicadas, ni tampoco muchas. Sin embargo, si realmente haces un esfuerzo por cumplirlas día con día, verás que hacen una gran diferencia. Recuerda, no existen remedios mágicos, el mejor camino para alcanzar tus objetivos es el que recorres, día con día, aunque sea un paso a la vez. Te invito a que vuelvas a leer éste artículo, y crees un plan de acción. Memorízatelas, ponlas en práctica, hazlas tuyas y verás que los resultados llegarán más pronto de lo que te imaginas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top