home labaseHABLEMOS KETOHablemos de la famosísima “Keto diet”. En los últimos años, ésta dieta se ha convertido en una de las más populares y controversiales. Por eso, en éste artículo quiero resolver todas tus dudas y basándome en evidencia científica, te quiero dar fundamentos que te ayudarán a decidir si es el tipo de dieta para ti.

¿Qué es la dieta cetogénica?

Es un tipo de dieta que tiene como objetivo intercambiar el tipo de combustible que utiliza el cuerpo día con día, de glucosa a cuerpo cetónicos. Es decir, con un cambio radical en la alimentación, obligas a tu cuerpo a depender de los cuerpos cetónicos producidos del tejido adiposo (grasa) como principal fuente de energía en lugar de utilizar la glucosa (hidratos de carbono).

Al faltar glucosa en las células, el hígado considera que hace falta energía para sobrevivir y comienza a utilizar el tejido adiposo como energía, produciendo así los cuerpos cetónicos. Cuando el cuerpo entra en éste estado, se le conoce como cetosis. Para llegar al punto de cetosis, se requiere que el cuerpo no tenga acceso a glucosa, es decir, que se consuman los depósitos de glucógeno del hígado y del músculo y que el consumo de hidratos de carbono a través de la dieta no supere los 50 gramos por día (un plátano de tamaño mediano tiene 27 gramos de hidratos de carbono)

¿Cómo cubro mis requerimientos de energía?

Para que una dieta tenga un efecto de pérdida de peso, se debe de considerar el consumo de calorías totales consumidas por día. Además, en éste tipo de dieta, se debe de cumplir con el consumo estricto de grasas, proteínas y carbohidratos para no sabotear la producción de cuerpos cetónicos. La distribución de nutrimentos para la dieta cetogénica debe de seguir los siguientes requerimientos:

– El consumo total de grasas deberá de cubrir el 75% de los requerimientos totales por día. El tipo de grasas que se recomiendan son en su mayoría grasas saturadas, como por ejemplo aceite de coco, aceite de palma, manteca de cerdo, mantequilla y manteca de cacao; y en menores cantidades se recomiendan grasas instauradas como nueces, semillas, aguacate y aceite de oliva.

– El consumo excesivo de proteína también puede sabotear la producción de cuerpos cetónicos, por lo que la recomendación total de proteína deberá de cubrir el 15% de los requerimientos totales por día. La recomendación de alimentos con proteínas deberá de ser con alto contenido de grasas saturadas, como por ejemplo la carne de res, cerdo y tocino.

– Los hidratos de carbono, únicamente deberán de aportar el 10% de los requerimientos totales por día. El consumo de frutas y verduras también será limitado ya que tienen un alto aporte de hidratos de carbono. Únicamente se permite el consumo de moras, y los vegetales de hoja verde y crucíferos.

HABLEMOS KETO

¿Qué efectos tiene ésta dieta en mi salud?

La dieta cetogénica, como muchas otras dietas restrictivas, no es sostenible a mediano y largo plazo. Por este motivo, el éxito de éste tipo de dietas únicamente está demostrado a corto plazo, y está basado en la disminución del apetito por la lenta digestión de grasas a diferencia de los hidratos de carbono. Sin embargo, éste tipo de dieta tiene riesgos para la salud mas relevantes que el “efecto rebote”.

– Riesgo de desarrollo de enfermedades cardiovasculares: el consumo recomendado de grasas saturadas es menor al 7% de las calorías diarias ya que está relacionado con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. El consumo de éste tipo de grasas en la dieta cetogénica puede rebasar el 50%.

– Deficiencia de nutrimentos: El consumo limitado de verduras, frutas y granos compromete en consumo de micronutrimentos, como por ejemplo: selenio, magnesio, fósforo, vitamina B y vitamina C.

– Aumento de carga hepática: La grasa es un nutrimento que se metaboliza en el hígado, y su consumo excesivo puede generar una sobrecarga éste en personas que padecen de enfermedades/problemas hepáticos.

– Estreñimiento: El consumo insuficiente de fibra a través de granos y leguminosas puede causar una lenta motilidad del tracto digestivo.

– Confusión y cambios de humor: El cerebro utiliza la glucosa como principal fuente de energía. Una dieta baja en hidratos de carbono puede causar confusión e irritabilidad.

Al igual que todas las dietas, la dieta cetogénica únicamente tiene un efecto de pérdida de peso si existe una restricción de calorías. Los riesgos causados por las recomendaciones de nutrimentos no contrarresta con los beneficios que ésta pudiera tener. Recuerda que tu salud siempre será prioridad, y existen muchas maneras de alcanzar un peso saludable sin poner en riesgo a tu cuerpo.

HABLEMOS KETOAl tomar una decisión del tipo de dieta alimenticia que queremos adoptar, es importante informarnos sobre el tema, aunque parezca un poco científico al principio, el cuerpo humano es un sistema perfecto por lo que conocerlo en todos sentidos (de dentro hacia fuera) te hará estar mucho más conectado a el.

Acuérdate que no se trata de seguir una regla, de hacer lo que está de ‘moda’ o incluso lo que le sirvió a tu amiga. Cada cuerpo tiene diferentes necesidades y sólo tu sabes que es lo que realmente va contigo y el bienestar de tu cuerpo. Acuérdate, se trata de encontrar un balance entre tu mente, tu cuerpo y tu alma. Y tú tienes la última palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top